¿Tiene Twitch potencial para que la juventud se interese por la política?

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a un grupo de estudiantes con los que conversó sobre el aumento de becas.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a un grupo de estudiantes con los que conversó sobre el aumento de becas.

Joan Antoni Guerrero

¿Podría la plataforma Twitch convertirse en un instrumento de comunicación política que contribuyera a reducir la desafección entre los más jóvenes? La investigadora de la Universitat Internacional de Catalunya (UIC Barcelona) Núria Roca-Trenchs y los investigadores de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Alexandre López-Borrull y Ferran Lalueza, todos ellos miembros del grupo GAME de la UOC, buscan la respuesta en el artículo Twitch como instrumento de la comunicación política: análisis de potencialidades, que se ha publicado recientemente en la revista científica Cuadernos.info de Chile.

Los tres investigadores han analizado qué uso han hecho hasta ahora de esta plataforma los partidos políticos españoles con representación en el Congreso (solo Vox tiene actualmente presencia en Twitch desde el 2021, después de que el PSOE acabara cerrando su canal) y han evaluado las potencialidades y los retos que el sitio tiene para conectar con la juventud.

Hoy en día, Twitch es la plataforma de streaming preferida de la juventud, y las cifras así lo demuestran. El 34 % de los usuarios tienen entre 25 y 34 años y el 29 %, entre 18 y 24, y, según Statista (2021), es la primera plataforma de streaming en España, con una cuota del 56 %, por delante de YouTube Gaming, Facebook Gaming o SteamTV. El sitio registra, según Statista (2023), 88 minutos de uso diario en España. La fuerte penetración de Twitch entre la juventud, aseguran los autores del análisis, significa que la plataforma "es un medio social que construye su contenido a partir de nuevas narrativas, lenguajes y apoyos a los que los actores políticos tienen que adaptarse", del mismo modo que lo han hecho en otras redes sociales como Facebook, Instagram o TikTok.

"Los actores políticos se encuentran ante una dimensión desconocida"

A pesar de congregar a muchos usuarios de sectores jóvenes de la población, el análisis demuestra el uso escaso que los partidos políticos españoles hacen de Twitch y con contenidos que no se ajustan a lo que la audiencia de esta plataforma busca. "Se hace un uso irregular de la plataforma", explican los autores del estudio, que examina de qué forma han usado el sitio los partidos políticos que se han dado de alta: Vox, con un canal todavía activo, y el PSOE, que durante el proceso de realización de la investigación acabó cancelando el perfil. "Los actores políticos se encuentran ante una dimensión desconocida. Cuando aparece un medio social nuevo, siempre es adecuado aplicar la táctica de prueba y error y hacer una evaluación para comprobar el éxito o el fracaso del discurso que se propone", defienden los autores del análisis.

Los investigadores hacen referencia a estudios que plantean explorar las potencialidades de Twitch en la comunicación política. Estas potencialidades radican en que la plataforma fomenta y facilita la interacción entre el streamer y el público, estableciendo charlas en tiempo real, lo que la diferencia de X (antiguo Twitter), Facebook o Instagram, redes donde prima la interacción en diferido o la percepción de ausencia de interacción. Con el livestreaming, los espectadores se sienten escuchados, pueden expresarse libremente y generar una nueva forma de participación y activismo político.

La audiencia, el gran atractivo de Twitch

Los autores del análisis destacan que "el gran atractivo de Twitch es precisamente su audiencia, un público al que es muy difícil acceder por otras vías y canales más tradicionales". Apuntan, además, que uno de los retos es poder convertir la plataforma en "una herramienta para la juventud poca politizada y la juventud que lo está básicamente en dos ejes, la emergencia climática y el género, tanto a favor como en contra".

El incentivo para utilizar Twitch en la comunicación política es precisamente tener la capacidad de aproximarse a un público menos interesado en los asuntos públicos, lo que debe llevarse a cabo mediante una estrategia que se ajuste a la plataforma. "Los gestores de redes de los partidos políticos deben tenerlo en cuenta porque no pueden replicar los contenidos igual que en otras redes, como por ejemplo YouTube o X, sino que tienen que buscar una narrativa diferente", avisan los expertos, y citan como ejemplo Alexandria Ocasio-Cortez, miembro de la Cámara de Representantes de los EE. UU., que usó el sitio para jugar a juegos en línea.

Además, si los gestores apuestan por la plataforma "deben tener continuidad, no se puede abrir y no proveer de contenidos, pero en la línea de pensar contenidos para el público que está en la plataforma, y sopesar qué tipo de retransmisión podría tener lógica para acercar candidatos y establecer cómo hacerlo y darle sentido".

Hoy por hoy, y tal y como demuestra la evaluación que los expertos han publicado, el uso que el mundo de la política está haciendo de Twitch en España "todavía está en pañales". El campo a correr en este ámbito es amplio si se aprovechan las potencialidades de la plataforma, como es la bidireccionalidad que permite, más elevada que la de un mitin tradicional. "El mitin se podría mantener como ritual para dirigirse a los seguidores ya convencidos, pero en el streaming habrá la posibilidad de atraer y fidelizar a nuevos partidarios y de combatir la desafección de los votantes más jóvenes, que son los que pueden marcar la diferencia en un contexto de empate técnico derivado de la gran polarización existente", explican los investigadores.

Un cambio de hábitos de consumo audiovisual de la juventud mundial

El auge de Twitch se ha relacionado con un cambio de hábitos de consumo audiovisual de la juventud mundial. La plataforma favorece una interacción sin mediadores y hace más digeribles los asuntos políticos al combinarlos con el entretenimiento. Esto obliga a los representantes políticos a entender el lenguaje del sitio, que es básicamente audiovisual, menos serio y más informal. ¿Hará este aspecto que se produzca un cambio en los perfiles políticos? Los expertos opinan que ya hace mucho tiempo que los políticos "rehúyen el exceso de seriedad, puesto que han entendido que a menudo el votante se rige por factores emocionales más que por ponderaciones racionales".

Twitch sería, pues, según los investigadores, "solo un paso más, eso sí, un paso muy decidido, hacia la espectacularización de la política, un paso que nos puede sumergir de lleno en el mundo del denominado politainment" (acrónimo compuesto por las palabras política y entretenimiento en inglés). Este hecho "puede propiciar que en las formaciones políticas emerjan nuevos liderazgos particularmente hábiles en el arte del streaming, de manera similar a como la eclosión de la televisión convirtió la telegenia en una virtud casi ineludible para los candidatos con aspiraciones de triunfo", concluyen.